TranslationChicken: Thank you Alejandro L for sending me his English to Spanish translations to post here! I will update this post as Alejandro sends me more!

****NOTA DE ALEJANDRO****

Esta es una traducción del inglés al español de la novela “Re:Zero”. Es la primera traducción que acometo y no me habría molestado de no ser porque el anime me gustó mucho más que ningún otro de los últimos que he visto, y me sentí muy feliz al ver que Translation Chicken estaba traduciendo la novela web para que los no japo-parlantes podamos enterarnos de qué pasa a continuación (quién sabe cuándo saldrá, si sale, la segunda temporada de anime…).
Por desgracia no hablo japonés, de manera que esto será una doble traducción: del japonés al inglés, y posteriormente del inglés al español. Si bien podéis confiar en mi traducción del inglés, es indudable que cada vez que se traduce algo, se pierde parte de los detalles… trabajaré codo con codo con Translation Chicken para intentar minimizar esas pérdidas.
Por último, quisiera aclarar que traduciré –TODO- lo que Translation Chicken escribe en su traducción, incluidas sus notas de traducción (a no ser que él decida eliminarlas, me parece justo que él tenga la última palabra).
Muchas gracias Translation Chicken por esta oportunidad de trasladar la novela a los que no tenemos el nivel necesario de japonés😀.

****ALEJANDRO’S NOTE****
This is a translation from english into spanish for the novel “Re:Zero”. It’s the first translation attempt I make and I wouldn’t have bothered if the anime hadn’t shocked me much more than any other I’ve seen lately. I felt really happy when I saw Translation Chicken was translating the web novel so the non-japanaese speakers could understand what happens next (who knows when, and if, the next anime season will come out…)
Sadly, I don’t speak Japanese, so this will be a double translation: from Japanese into English and then from English into Spanish. While you can trust my English translation, doubtlessly every time something is translated part of the details are lost… I will work hand-by-hand with Translation Chicken to try and minimize such loses.
Lastly, I’d like to clear that I will be translating –ALL- that Translation Chicken writes in his translation, including his translation notes (unless he decides to eliminate them, I believe it’s only fair for him to have the last word).
Thank you very much Translation Chicken for this chance to give access to the novel for those of us who lack the necessary Japanese level.

****NOTA DE TRANSLATION CHICKEN****

“INTERLUDIO II” ES EL PENÚLTIMO CAPÍTULO DE LA SAGA 3, Y NARRATIVAMENTE DEBERÍA SEGUIR JUSTO TRAS EL FINAL DEL EPISODIO 25 DEL ANIME.

SI NO HAS VISTO EL EPISODIO 25 DEL ANIME TODAVÍA, SEGURAMENTE SERÍA BUENA IDEA QUE PONGAS ESTA PÁGINA EN FAVORITOS POR AHORA Y LA LEAS DESPUÉS.

MUCHA GENTE HA PREGUNTADO SOBRE EL INTERLUDIO I. DESPUÉS DE RELEERLO, CREO QUE LA HISTORIA FLUYE DE FORMA MUCHO MEJOR SI PASAMOS DIRECTAMENTE DEL EPISODIO 25 AL INTERLUDIO II. EL INTERLUDIO I SOLO ES DE PREPARACIÓN, TERMINA EN UN CLIFFHANGER, Y TIENE POCO CONTENIDO EN SÍ MISMO. TODO LO QUE OCURRE EN EL INTERLUDIO I ES REFERENCIADO EN EL INTERLUDIO III, ASÍ QUE NO OS PERDÉIS NADA.

LO HARÉ LO MEJOR QUE PUEDA PARA TRADUCIR LA NOVELA WEB PARA CONTINUAR LA HISTORIA DE DONDE LA PRIMERA TEMPORADA LA DEJA. LAS DIFERENCIAS ENTRE LA NOVELA WEB Y EL ANIME SON DESPRECIABLES EN MI OPINIÓN, ASÍ QUE SI VENÍS AQUÍ DIRECTAMENTE DESDE EL ANIME NO DEBERÍAIS TENER NINGÚN PROBLEMA.

TODOS LOS DERECHOS PERTENECEN AL AUTOR ORIGINAL, ESTA ES UNA TRADUCCIÓN DE LA NOVELA JAPONESA GRATUITA AL INGLÉS.

FUENTE DE LA NOVELA JAPONESA:
HTTP://NCODE.SYOSETU.COM/N2267BE/164

**********************

 

arc3interludeii

Re:Zero Saga 3 Interludio II [Vamos a comer]

En el bamboleante carro de dragón, Rem solo podía pensar en él.

Con su nombre apareciendo repentinamente en su mente, Rem levantó suavemente su rostro, y entrecerró sus ojos ante la brillante luz del sol.

Miró al grupo de carros de dragón que estaba enfrente, dentro de ellos estaban los soldados heridos en la batalla con la Ballena Blanca.

Al fin y al cabo, solo sus heridas más urgentes habían sido tratadas, y no eran ni dos ni tres los que aún estaban seriamente heridos. Sin embargo, y a pesar del dolor que sentían, las comisuras de sus labios mostraban solo la sensación de realización de haber llevado a cabo un sueño largamente anhelado. Tras alimentar este sueño durante tantos años, el verlo finalmente cumplido significaba más para ellos que las heridas o la muerte. Habiendo logrado lo que se habían propuesto, ahora cabalgaban hacia la Capital, a su triunfante regreso.

Contemplando todo esto, Rem se odiaba a sí misma por no poder ocultar el dolor dentro de su corazón.

[Crusch: Pareces nerviosa, Rem. ¿Todavía estás preocupada por él?]

[Rem: …Crusch-sama]

Mirando hacia el lugar donde provenía la voz, halló a Crusch, sentada junto a Rem.
Envuelta en vendas ligeras, era increíble como Rem no revelaba signo alguno de la seriedad de sus heridas, pero era imposible ocultar su agotamiento. El hecho de que estuvieran montadas en un carro era también debido a que Crusch no se sentía cómoda dejando que Rem montara un dragón por sí sola en esas condiciones. Así que decidió acompañarla, al menos hasta que la Capital estuviera a la vista.

Notando la mirada intranquila de Rem, Crusch se encogió de hombros, quitándole importancia.

[Crusch: Comparado a esto…] dijo agitando su cabeza,

[Crusch: Él tiene a Wilhelm, Ferris, la élite de la expedición, y la compañía de mercenarios de Ricardo, todos allí para ayudarle. Aparte, Anastasia debe de haber predicho este giro de los acontecimientos. Si bien la fuerza del enemigo es preocupante, no creo que haya ninguna razón por la que pudieran perder]

[Rem: Aún así, no puedo evitar ser egoísta y preocuparme]

[Crusch: Sigues sin poder eliminar la causa de tu nerviosismo, huh… Cuando el obstáculo está dentro de ti, sería posible mejorar hasta que el obstáculo sea superado. Pero cuando se trata de otra gente, sí que se vuelve muy difícil… Ah, así que al final resulta que soy malísima consolando a la gente, lo siento]

Viendo a Rem hundirse más profundamente en sus nervios, Crusch se dio cuenta de que había hablado de más y bajó la mirada. Pero viendo a la fría y formal Crusch de repente fuera de su conducta normal los labios de Rem no pudieron evitar esbozar una sonrisa.

[Crusch: Eh, eso está bien] Viendo esto, Crusch asintió contenta,

[Crusch: Ya lo dijo Natsuki Subaru, “a Rem le sienta mejor una sonrisa, ¿verdad?” Aunque no vino a cuento decirlo, no era una cosa completamente estúpida que decir

[Rem: Crusch-sama… ¿sabéis? Cuando sonreís dais una impresión completamente distinta. Sois generalmente severa, pero cuando sonreís os volvéis…]

[Crusch: Sí, la gente me lo dice, y no puedo decir que no me moleste. Como no sonrío sin motivo delante de la gente, supongo que me estoy volviendo un tanto difícil de querer…]

Rem no estaba segura de si tomarse eso como un chiste, pero viendo la sonrisa amable de Crusch, sus labios mostraron una sonrisa también. Valiente y orgullosa, para Rem, a quien siempre le había faltado confianza en sí misma, Crusch era una mujer ideal. Aunque por supuesto, en el corazón de Rem, el más alto honor estaba reservado para su hermana, Ram.

[Crusch: Enfrente tienen al Culto de la Bruja… Aunque era más o menos de esperar considerando la identidad de Emilia, hasta que no sepamos más de ellos es necesario tomar precauciones. Natsuki Subaru se da cuenta de esto, pero ¿sin duda Lord Mathers tiene un plan a su vez?

[Rem: La profundidad de la mente de mi maestro, Rem no puede saberla. Incluso si me lo preguntáis no sería capaz de decíroslo]

[Crusch: Eso es duro. Ahora que somos aliados al fin y al cabo, dejar caer algo de información no sería tan malo.]

Quizás fue para distraer a Rem y que no cayera en pensamientos negativos otra vez, desde luego fue gracias a Crusch que Rem no se quedó sola para hundirse en sus preocupaciones.
Aparte, Crusch tenía razón, un hombre como Roswaal L. Mathers debía tener un gran plan para todo esto. Sin duda las acciones de Subaru estaban ayudando con los objetivos de su maestro, mientras que al mismo tiempo él estaba recuperando su reputación perdida.

De hecho… con la caza de la Ballena Blanca, su reputación había sobrepasado con creces la que fuera anteriormente.

-“Héroe Natsuki Subaru”

Para Rem, cuyo corazón y futuro él había salvado, este título era completamente cierto y merecido. Considerando el brillante futuro que aún tiene por delante, también estaba más que justificado.

Y entonces, para estar al lado de ese héroe radiante, un lugar al que de vez en cuando él se girase para asegurarse de que ella estaba allí, si tan solo ese lugar pudiera contener su existencia- entonces no hay nada más en el mundo que Rem pudiera desear. Con tan sólo esto, ella estaría contenta.

Cuando Subaru aparece en su cabeza, el corazón de Rem siempre se llena de confusión.
Se vuelve cálido, y quizás calmo. Y aún así de alguna manera también se llena de dolor, nervios, deseo y preocupación.

Dar a su corazón al mismo tiempo tanta felicidad y tanto sufrimiento, sólo Subaru podría hacerle esto a ella.

Con una sonrisa en sus labios, los pensamientos de Rem se giraron hacia su futuro: el futuro de ella y de Subaru.

Mirando de reojo a la cara de Rem, Crusch exhaló un suspiro de alivio. Acariciando la funda de su espada de caballero con los dedos, sus ojos miraron fijamente al silencio de la carretera delante de sí, y pensó en el largo camino a la Capital.

[Crusch:—–]

[Rem: ——-¿?]

Crusch entrecerró los párpados, en el mismo instante en que Rem oyó un ruido y alzó su cabeza.

Lo que los ojos de Crusch habían visto era algo extraño en el carro de dragón justo enfrente. El ruido que Rem había oído venía de la misma dirección. De hecho, ambas pistas llevaban a la misma conclusión.

En los ojos de Crusch, el carro de dragón “se desintegró”. En los oídos de Rem, el preludio al “colapso” sonó con el eco de las gotas de lluvia.

Una neblina de sangre salió disparada. La imagen del carro de dragón ante ellas de repente se transformó en un triste borrón.

El dragón de tierra, el carro, y todos los heridos de su interior fueron completamente desgarrados, y luego se hicieron añicos con la abrumadora devastación.

[Crusch: -¡! ¡Ataque enemigo!]

Su perpleja garganta se retrasó un solo instante, antes de que Crusch vociferara la llamada de alerta. Con Crusch en el centro, los carros circundantes notaron la crisis y se prepararon para la batalla.

Rem, rechazando toda sensación de dolor y cansancio, con su mangual en la mano, se levantó inmediatamente – al otro lado de la niebla de sangre estaba la sombra de un hombre.

¿Quién es ese hombre, que ahora ardía en su mirada, de pie en medio de la carretera?
Sin armas, sin armadura, sin miedo. ¡Sin compasión ni malicia ni intención-!

[Crusch:-¡¡Aplástalo!!]

La order de Crusch se escuchó como un rugido desde la plataforma del conductor. Oyendo la orden, el caballero-conductor golpeó las riendas comprendiendo. Con un grito, el dragón de tierra llevó el carro a la carga – con un ímpetu capaz de destrozar a cualquier animal grande con el que hiciera contacto.

Sin desviarse del objetivo, era una colisión directa contra la figura alzada. El hombre no mostró intención alguna de moverse. Y tal cuál, los dos objetos se tocaron, un cuerpo delgado a punto de ser roto en pedacitos por el-

[Rem: ¡Crusch-sama!]

Con este grito, Rem cogió a Crusch por la cintura y voló afuera por el lateral del carro. No había tiempo para coger al conductor, Rem aterrizó mordiendo su labio, mientras pensaba en esto.

Y entonces, justo después,

[Hombre: ¿Ah, en serio? ¡Me doy por vencido! Ni siquiera he hecho nada y alguien quiere aplastarme y matarme. En serio, esto no es algo que la gente deba hacer. No lo creo.]

Habló con la actitud relajada de un hombre andando tranquilamente en un parque, o bañándose en el sol o en alguna situación similar.

Si no fuera por los pedazos astillados de lo que solía ser el carro de dragón, Rem no habría encontrado esta escena tan extrañamente horrorosa.

Lo mires como lo mires, el hombre no parece nada fuera de lo corriente.

Su cuerpo era alto y delgado, y su arreglado pelo blanco no era ni largo ni corto, ni tampoco extraño en ningún sentido. Sus ropas negras no eran ostentosas ni desvencijadas, y su cara no llamaba la atención en absoluto. Era tan ordinario, que puede que lo pusieras donde lo pusieras no parecería fuera de lugar, que si te lo encontraras en la calle lo olvidarías en menos de 10 segundos.

Pero el hecho es, que al entrar en contacto con este hombre, el dragón de tierra fue desgarrado en dos, con sus pies a medias de dar un paso, y entonces, junto con el conductor y el carro, explotó en incontables e indistinguibles trocitos.

La parte más aterradora era que, aunque Rem no perdió ojo, todo lo que pudo ver fue a este hombre simplemente “estando ahí de pie”.

No haciendo nada, simplemente estando ahí de pie el hombre sobrevivió a una colisión con un carro de dragón a la carga, y seguía ahí de pie como si nada.

[Crusch: Gracias Rem, por salvarme. Pero… parece que la situación no ha mejorado]

Aún en los brazos de Rem, Crusch la dio las gracias, se puso de nuevo de pie, y en ese mismo instante desenfundó su espada de caballero de la vaina. Por el caballero-conductor que siguió su orden y como resultado explotó en mil pedazos, Crusch sintió el dolor en su corazón y entrecerró los párpados.

[Crusch: Habiendo asesinado tan cruelmente a mi vasallo, no creas que esto terminará tan fácilmente… ¿Quién eres?]

Con su espada desnuda brillando con intención de matar, lanzó estas palabras al hombre. Interiorizando las palabras, el hombre se tocó la barbilla y comenzó a asentir como si comprendiera.

[Hombre: Ah, ya veo, ya veo, cierto cierto, no sabes quién soy. Pero yo sé quién eres tú. Toda la Capital… de hecho, todo el país… tu eres todo un tema de conversación ahora mismo. Eres candidata para ser el próximo Rey, al fin y al cabo. Incluso yo, tan fuera de contacto con el mundo, puedo imaginar qué gran peso…]

[Crusch: La cháchara termina ahora. Contesta a mi pregunta, o la próxima vez te mataré].

[Hombre: ¡Eso es muy extremista! Pero claro no podrías gobernar un país de otra manera. Sin embargo este sentimiento, no lo entiendo en absoluto… Este deseo de llevar la corona, y asumir todas las responsabilidades, ¿cómo puede nadie entenderlo? Ah, ah, aunque no lo entiendo, no discutiré contigo. No soy tan arrogante, no, en absoluto. Al contrario que tú…]

Sin prestar atención a Crusch, el hombre simplemente seguía sin parar.

Y entonces,

[Crusch: -Como dije, esa era la última oportunidad]
Según Crusch pronunciaba fríamente estas palabras, su brazo disparó una cuchilla de viento.

La magia de viento de Crusch, combinada con esgrima, libera una cuchillada invisible. Conocida como “El Corte de los Cien Hombres”, es una poderosa cuchillada de alcance ultra-largo que puede cortar el cuerpo de un hombre sin que ´sl sepa siquiera de dónde vino, o de quién.

Hace un tiempo, cuando la Mabestia “Gran Conejo” apareció en las llanuras del condado de Karsten, ella mató a todas las Mabestias a las órdenes del Gran Conejo en la que fue su primera batalla, y desde entonces la Condesa Crusch Karsten se ganó el nombre “Corte de los Cien Hombres”.

Incluso la férrea piel de la Ballena Blanca fue abierta por este filo, había jugado un papel nada pequeño a la hora de derribar esa colosal Mabestia. Comparado a la Ballena Blanca, este pequeño, frágil cuerpo no tenía posibilidad alguna de aguantar…

Sin embargo,

[Hombre: …atacar a alguien mientras aún están hablando, ¿pero dónde están tus modales?]

Con la cabeza ladeada, como recalcando que su cuerpo no había recibido daño alguno, el hombre simplemente se quedó ahí de pie.

Su existencia completamente inafectada por una cuchillada que pudo romper incluso la armadura de la Ballena Blanca. El cuerpo del hombre – no, incluso sus ropas estaban indemnes.

No se defendió del ataque, más bien, era algo totalmente diferente y desconocido.
Crusch no pudo evitar aguantar la respiración y Rem se quedó helada en su sitio, tras ser testigo de algo tan lejos de su comprensión. Delante de ellas, el hombre suspiró por primera vez.

[Hombre: Sabes…] con un tono molesto,

[Hombre: Yo estaba hablando. ¿No estaba hablando ahora mismo? Y entonces vas tú y me interrumpes. ¿No es eso un poco maleducado? ¿No crees que eso estuvo mal? Tengo derecho a hablar… aunque en realidad no me gustaría tener que recalcar esto, pero no interrumpir a la gente cuando están hablando… ¿no es eso de decencia básica? Eres libre de escuchar o no escuchar, de eso no te digo nada, ¿pero qué se supone que pretendes con no dejarme hablar?]

Según se quejaba, el hombre ocasionalmente daba patadas al suelo con una expresión molesta en su rostro. Y tal cual, señaló con un dedo a las dos que tenía delante, que estaban ahora perplejas y sin habla.

[Hombre: Y ahora os calláis ¿qué es esto? Estáis escuchando. ¿Me estabais escuchando, verdad? ¿No os estaba preguntando algo? Pues dadme alguna clase de respuesta, debería ser así, ¿no? No hacéis ni eso, no queréis hacerlo. Ah, ah, libertad. Esa es vuestra libertad.

Me véis despotricando y queréis matarme, entonces, cuando os hago una pregunta, me ignoráis como si fuera el viento. ¿Esas tenemos? Bueno, sois libres de hacer eso. De acuerdo, digamos que es así. Pero entonces, ¿qué se supone que significa eso?]

Viendo a las dos de pie silenciosamente enfrente de él, preparándose para un ataque, inclinó la cabeza y las miró fijamente con sus agudos ojos, y entonces con voz contenida,

[Hombre: Estáis ignorando mi Derecho – una de mis únicas pocas posesiones, ¿verdad?]

Al mismo tiempo que un escalofrío recorrió la espalda de Rem, el hombre dio un paso hacia delante. Su brazo caído se alzó, creando un pequeño torbellino de viento.

Entonces, en la misma línea que el movimiento de su brazo, la tierra, el aire, y el mundo se partió por la mitad.

Dando vueltas y vueltas y vueltas, el hombro izquierdo amputado de Crusch voló por los aires.

Aún sujetando la vaina de una espada de caballero, el brazo cayó con un chorro de sangre. Crusch, levantada del suelo ante la fuerza del impacto, cayó al suelo, con convulsiones por el dolor y la pérdida masiva de sangre.

[Rem: Crusch-sama-]

Paralizada por unos pocos segundos, Rem corrió al lado de la caída Crusch. Colocó sus manos en la herida de Crusch y con el pequeño resto de Maná que la quedaba, aplicó todo su poder para parar el sangrado.

El hombro de Crusch fluía con rojo brillante, la carne, los huesos, los nervios y las arterias habían sido todos perfectamente amputados. Un ataque limpio y de gran maestría, suspiró Rem con inapropiada admiración.

[Crusch: Ferris… oh… ¿tú?]

Bajo los brazos curativos de Rem, Crusch miraba con ojos desenfocados, mascullando, y, con el brazo derecho que le quedaba, se agarraba fuerte a la rodilla de Rem. Prueba de que aún tenía fuerza para vivir.

 

act3interludeii2

 

Crusch apretó los dientes, aguantando el dolor.

Rem mantenía sus ojos atentos al más mínimo movimiento del hombre.

No tenía manera de defenderse de sus ataques. Ante la primera señal de un ataque, lo único que podía hacer era saltar con Crusch y alejarse.

De repente se dio cuenta de algo extraño – por alguna razón Crusch y Rem estaban solas – ¿por qué no había venido nadie a ayudarlas?- En esta situación crítica, con su señora gravemente herida, esos caballeros que no se acobardaron ni siquiera ante la Ballena Blanca, ¿por qué…?

[Joven: Ah, en serio… ¡Como y como y sigue sin ser suficiente! ¡Es por eso que seguimos vivos! ¡Comiendo, mascando, mordiendo, desgarrando, triturando, masticando, chupando! ¡BEBER CON GULA! ¡COMER CON GULA! ¡AH – HE TERMINADO!]

De repente, desde atrás llegó la punzante y chillona voz de un adolescente.

Como la del primer hombre, la voz del joven le dio escalofríos por la espalda a Rem. Con su cuerpo agarrotado, se giró para mirarlo. El joven estaba de pie entre varios carros, cubierto en sangre de la cabeza a los pies.

Su largo cabello marrón oscuro le llegaba hasta las rodillas, su cuerpo era bajo, en torno a la misma altura que Rem, y quizás 2 o 3 años más joven – quizás no mucho mayor que los niños de la aldea junto a la mansión.

Bajo su pelo, solo unos delgados harapos cubrían su cuerpo flacucho. Cada pulgada de su piel estaba cubierta de sangre.

Por supuesto la sangre no era suya. Era de los caballeros que yacían a sus pies.

Mientras Crusch y Rem estaban en punto muerto con el hombre de delante, los caballeros habían entrado en combate con el enemigo de detrás. Al final, antes de que Rem pudiera siquiera sentir que había un combate, ya se había terminado todo.

[Rem: Tú, eres…]

Con la voz rota, con Crusch en sus brazos, Rem retrocedió hasta que ambos enemigos estuvieron dentro de su campo de visión. La sangre del hombro de Crusch había teñido la carretera de rojo. Ahora el aire se volvió frío, como burlándose de su debilidad, de su miedo.

Oyendo la pregunta, el hombre y el joven se miraron el uno al otro.

Como si lo tuvieran preparado, asintieron entre ellos. Entonces, con la misma sonrisa demente de violento placer, anunciaron sus nombres:

[Hombre: Arzobispo del Pecado “Avaricia” del Culto de la Bruja, ¡Regulus Corneus!]

[Joven: Arzobispo del Pecado “Gula” del Culto de la Bruja, ¡LEY BATENKAITOS!]

[Ley: Cuando sentimos que habían matado a nuestra mascota vinimos a echar un vistazo. Pero entonces, ¡AH! – ¡QUÉ DELICIOSA COSECHA! ¡Es buena, es muy buena, es buenísima, es genial, es maravillosa, es tremenda, es asombrosa, es notabilísima! ¡Es ESPECTACULAR! ¡Pasión! ¡Amor! ¡Odio! ¡Caballerosidad! ¡Oh FELICIDAD! ¡Y SUFRIMIENTO! ¡Eso es, eso es! ¡ESO MERECE LA PENA SER COMIDO!]

Culto de la Bruja – y Arzobispo del Pecado.

Cuando esas palabras alcanzaron los oídos de Rem, se quedó congelada en el sitio.

Con expresión extasiada, el joven pateó el suelo mientras aullaba extraños ruidos.

Girando, como si estuviera bailando, sus brazos apuntaban a los caballeros caídos, y luego los miró como con compasión infinita.

[Ley: ¡Qué MARAVILLOSO! Venir a alimentarme en persona. Está siendo realmente difícil encontrar a gente con agallas hoy en día. ¡Pero ahora, estoy redescubriendo EL LARGAMENTE PERDIDO PLACER POR LA COMIDA!]

[Regulus: Eso es lo que no entiendo de ti, Batenkaitos, tu hambre no es hambre real, y el que se llena ni siquiera eres tú. ¿Por qué no te puedes dar por satisfecho con la forma tal y como eres? Solo poseemos realmente aquello que sostenemos con nuestras propias manos y que podemos llevar con nuestros propios brazos. Si te das cuenta de eso, podrás controlar tus deseos, ¿no?]

[Ley: No hace falta que me des la charla, abuelo, no me gusta que den la murga. No digo que no lleves razón, pero tampoco me importa. Para ser sinceros, con tal de que yo no pase hambre ¡TODO LO DEMÁS NO ME IMPORTA!

“Gula” Batenkaitos cayó en un ataque de risa demente, y “Avaricia” Regulus se encogió de hombros sin interés.

Dos Arzobispos del Pecado apareciendo en el mismo lugar al mismo tiempo, pensó Rem.

En términos de fuerza, derrotar a estos dos es imposible.

Aunque la hemorragia de Crusch se ha parado, sigue estando en condición crítica. Tanto si están inconscientes como si están muertos, los caballeros no pueden pelear.

Para curar a Crusch, Rem ya había sobre-utilizado su mana, aunque si se transformara en su modo demonio podría absorber maná de la atmósfera y oponer resistencia. Pero contra estos dos, la victoria es inconcebible.

Por un lado está la impecable defensa y ataque de “Avaricia”. Conocido por haber tomado una ciudad él sólo, es imposible medir el alcance completo de su poder. Por otro lado, “Gula” no es menos formidable. Aunque sus habilidades son aún desconocidas, se las había apañado para aniquilar a un ejército veterano en segundos. Sea como fuera, Rem no veía la victoria esperándola en el futuro próximo.

Revisó rápidamente el campo de batalla, los carros de Riger no estaban por ninguna parte. Los mercenarios semihumanos se encargaban de transportar soldados heridos –  y la cabeza de la Ballena Blanca. Podrían haberse escapado en medio del caos y estar batiéndose en retirada a toda velocidad hacia la Capital ahora mismo. Al mando debía de estar el Segundo Capitán de los Colmillos de Hierro – Hetaro – inteligente y de recursos, con gran sentido común y buen juicio…

Si le daba bastante tiempo, quizás volvería con refuerzos.

Pero, aun así – probablemente no llegarían a tiempo para Rem.

[Rem: Ballena Blanca…]

[Regulus: ¿Eh?]

[Ley: ¿Huh?]

Habló en voz muy queda, y ambos Arzobispos del Pecado inclinaron sus cabezas.

Contuvo la respiración un momento, habiendo hallado una pista para ganar tiempo. Antes de que perdieran el interés, continuó.

[Rem: ¿Queríais recuperar a la Ballena? Porque estamos transportando su cabeza cortada a la Capital en estos mismos momentos.]

[Ley: ¿Cabeza? Ah, ya me estaba preguntando de dónde venía ese olor tan raro. Lo que le pase a la cabeza da igual de todas formas. Está muerta, así que sí, claro, quedáosla, ¿qué le vamos a hacer? Si queremos, siempre podemos hacer una nueva… Nos llevaría más o menos el mismo tiempo crearla]

Diciendo esto, Batenkaitos se crujió el cuello y apretó los dientes,

[Ley: En lugar de eso…] dijo con voz forzada

[Ley: En lugar deuna Ballena muerta estamos mucho más interesados en LA GENTE QUE LA MATÓ. Tras 400 años POR FIN alguien mató esa cosa. Aunque ya nos esperábamos un festín… ¡AH! ¡ESTO ESTÁ MUY POR ENCIMA DE NUESTRAS EXPECTATIVAS!]

Con su cabeza agitándose arriba y abajo, su largo cabello zarandeándose salvajemente, el joven se rió haciendo que la saliva saliera volando de su boca, castañeando los dientes mientras lo hacía.

[Ley: ¡Amor! ¡Odio! ¡Obsesión! ¡Logros! ¡Juntados, puestos a hervir y tragados enteros! ¡LA GRATIFICACIÓN! ¿Hay algo en el mundo más DELICIOSO? No no no no no no no no no no lo hay no lo hay ¡NO LO HAY! ¡BEBER CON GULA! ¡COMER CON GULA! ¡Así! ¡Mi corazón! ¡Mi estómago! ¡¡Mi FELICIDAD y GRATIFICACiÓN están TEEEEEEMBLANDO!!]

Incomprensible.

Como fuera de control, Batenkaitos comenzó reír entre convulsiones y tiritonas. Silenciosamente, Rem giró la mirada hacia Regulus, y Regulus la saludó con la mano.

[Regulus: Por desgracia, al contrario que él… yo estoy aquí por puro, puro accidente… No era mi intención en absoluto… Por supuesto, ¿tengo yo hambre y deseos así? Tener deseos tan banales y egoístas… Al contrario que su estómago insatisfecho que lo tortura, yo, al contrario, ¡estoy total y completamente satisfecho de mí mismo!]

Extendiendo los brazos en cruz, Regulus estaba de pie delante de Rem con una expresión totalmente realizada.

El brazo izquierdo de Crusch estaba amputado, pero los dos brazos de él aún podían doblarse y girar, era como si quisiera demostrar su propia existencia.

[Regulus: El conflicto, lo odio… Para mí, simplemente disfrutar de la calma y la seguridad de la vida común es suficiente, no necesito nada más. El tiempo, estático e inmutable y yo, solo, eso es lo mejor que hay. Porque mis manos son pequeñas e impotentes, para mí, sólo para mí, tan sólo proteger mis míseras posesiones requiere utilizar toda mi fuerza. Así de frágil es mi existencia.

Regulus hizo hincapié en ello cerrando su mano en un puño. La mano que había segado tantas vidas, y el brazo de una mujer. Semejante explicación era ir demasiado lejos.

Sea Ley, un loco en medio de un trance de risa demente, o Regulus, un bocazas autodidacta, complacido de sí mismo y satisfecho consigo mismo, no cabe duda de que son Cultistas de la Bruja.

Una tormenta de ira hirviente se alzó en su corazón.

Rem depositó a Crusch en el suelo de césped, aún respirando débilmente. Obligó a sus piernas temblorosas a ponerse de pie. En su mano, sostenía su mangual, y estrujando la última gota de su exhausto maná, lanzas de hielo se formaron en el aire a su alrededor.

Viendo esto, las expresiones de Ley y Regulus cambiaron.

[Regulus: ¿Pero hay alguien que me escuche? ¿No he dicho que no quiero pelear? Si vas a tener una actitud así, entonces, entonces eso es ignorar mis deseos… Eso es una violación de mi Derecho. Una de las pocas míseras posesiones que se me permite tener… Mi propiedad. Arrebatada. –Para mí, que tengo tan pocos deseos, esto es… ¡imperdonable!]

[Rem: Ya basta, Cultista de la Bruja]

Alzando su cabeza hacia Regulus, Rem pronunció estas palabras con firmeza y resolución. Hacia el decepcionado Regulus, Rem arrastró sus cadenas de hierro.

[Rem: Más tarde o más temprano, un héroe aparecerá. Cuánto dolor y sufrimiento han causado tu autoindulgencia y tus engaños en el mundo, ese héroe lo sabrá. El profundamente amado, único y absoluto, héroe de Rem.]

[Ley: Hey, un héroe. ¡Qué ganas de conocer a ese tío! Si crees en él de esa manera, ¡ese tipo debe estar DELICIOSO!]

Aplaudiendo con las manos, con el cuerpo doblado hacia delante, Ley Batenkaitos sacó la lengua en dirección a Rem. Sus ojos no eran los de un hombre mirando a su enemigo, mucho menos a una mujer. Eran los ojos de una bestia muerta de hambre mirando su comida.

Los caballeros caídos detrás de Batenkaitos comenzaron a emborronarse, y se volvieron indistinguibles.

Su existencia, su posición, nada de eso era ahora comprensible para Rem. ¿Por qué están ahí tirados, quiénes son y qué relación tienen con ella?

Igual que la pesadilla que era el que tu existencia fuese borrada por la niebla de la Ballena Blanca. Así que el maestro de la Ballena, “Gula”, poseía la misma Autoridad.

– “Doncella Jefe de la Casa de Margrave Roswaal L. Mathers, Rem”

Pretendiendo proclamar su identidad, Rem agitó la cabeza.

En este momento, el nombre que quería decir realmente era

[Rem: Soy simplemente alguien que es querida por la persona que ama. Compañera del Héroe, aquél a quien más amo en el mundo, pase lo que pase. Compañera de Natsuki Subaru, Rem]

Un prístino cuerno blanco emergió de su frente, una inmensa fuente de maná voló adentro de su cuerpo desde la atmósfera.

Con su cuerpo bebiendo de esta nueva fuerza, la cadena de su mangual retorciéndose, sonando, las lanzas de hielo a su alrededor sonando con la anticipación.

Abrió los ojos, sintiendo el mundo y la sensación de la atmósfera. En su mente, estaba viendo la cara de él.

[Rem: Preparaos, Arzobispos del Pecado. ¡El héroe de Rem hará caer el castigo sobre vosotros!]

Alzando su mangual, al mismo tiempo que las lanzas de hielo volaron, el cuerpo de Rem se precipitó hacia delante.

Como en respuesta a esto, la boca de Batenkaitos se abrió completamente, llena de colmillos.

[Ley: ¡¡Qué maravilloso!! – ¡Ah, qué PASIÓN! ¡¡VAMOS A COMER!!]

 

Entrechocaron, y en ese instante ella pensó-

Ojalá cuando se dé cuenta de que no estoy, le cause alguna pena en el corazón.

– Sólo esto, fue el deseo de Rem en sus últimos momentos.

 

 

*****

 

 

 

arc3interludeiii

Re:Zero Saga 3 Interludio III [A cada cuál, sus juramentos]

Tumbada en la cama, su expresión era serena. A Subaru le parecía como si estuviera dormida.

Tiene las pestañas tan largas… pensó como ido, observando sus ojos cerrados. Ella normalmente intentaba no mostrar ninguna expresión en su cara, pero mientras dormía, una dulzura típica de su edad podía verse en sus mejillas. Ahora que lo pensaba, Subaru nunca la había visto dormida.

Siempre se despertaba antes que él, y se acostaba más tarde. Subaru sabía que para mantener su resolución, ella siempre había intentado soterrar su parte infantil, pero esa obstinada fachada se había caído ya muchas veces ante los ojos de Subaru.

Sea su expresión de sorpresa, de vergüenza, enfurruñada a punto de llorar, o la sonrisa bajo sus lágrimas de cuando abrieron sus corazones, tendría que haber muchas, muchísimas más ocasiones para verlas-

[-Rem]

Incluso al decir su nombre, acariciando sus suaves y blancas mejillas, no hubo respuesta.

En la cama, profundamente dormida, el tan familiar vestido de doncella en sus hombros, la cofia blanca que adornaba su pelo tan azul y hermoso como el cielo, ya no estaban.

El atuendo que llevaba en su trabajo, y en la batalla – ya no le hacía falta.

[Ahí estás]

En la habitación silenciosa y de aire estancado, como si el tiempo se hubiese detenido, alguien llamó a Subaru.

Girándose lentamente, como dudando de si hacerlo, miró detrás de sí. Era una mujer joven, con pelo largo y suave que se bamboleaba. Llevaba un vestido azul de tarde simple pero elegante, e incluso mientras caminaba hacia él, parecía emanar gracia y elegancia.

Pero todos sus movimientos tenían una ligera duda amortiguada, que combinada con su elegancia le daban un aspecto extraño. Subaru no podía evitar tener una sensación de rareza cuando la tenía cerca.

[Chica de pelo largo: Ella…]

[Subaru: Sigue igual. A pesar de que sé que no puedo hacer nada… Pensé que al menos podría quedarme aquí a su lado. Pero eso es algo muy cobarde]

[Chica de pelo largo: Aun así, esto… la haría feliz, ¿no?]

Viendo a Subaru cabizbajo, la mujer tímidamente intentó consolarlo. Pero al oír esto, Subaru la lanzó una mirada fiera, amarga, y cruel. Sus sentidos se afilaron ante sus palabras, sus ojos se clavaron en los de ella. Sin pretenderlo, estaba ya muy lejos de su control. Dándose cuenta de su reacción, la mujer se puso la mano en los labios, [Lo siento], se disculpó.

[Chica de pelo largo: He dicho algo que no debería, y he herido tus sentimientos, ¿no es así?]

[Subaru: No… no, soy yo quien debería disculparse. Sólo estaba pagándolo contigo… Si me comporto así, Rem se enfadará mucho, muchísimo conmigo, ¿no? “No deberías herir los sentimientos de los demás de esa manera, Subaru-kun”, o algo así]

Se encogió de hombros, y dijo eso suavemente imitando la voz de Rem.

En su cabeza, la oyó claramente pronunciar esas palabras. Una voz que sólo oía él.

Su imitación no sonó nada parecido a ella, pero no había una sola persona en el mundo que pudiera darse cuenta de ello.

Contra los gestos y las palabras vacíos de Subaru, la mujer bajo tristemente los ojos, y sostuvo su muñeca izquierda con su mano derecha.

Como si hubiera caído una sombra entre ellos, la habitación volvió a quedarse en silencio.

…Esta sensación familiar… Natsuki Subaru no debería seguir así, ¿verdad? Subaru sacudió la cabeza en su corazón.

Hundirse en las profundidades de un océano de desesperación, es algo fácil, aunque sólo sea para que desaparezca esa angustia tan penetrante. Pero no va con él – siendo el hombre en el que ella cree, siendo el hombre al que Rem ama más que nada en el mundo, esto no es lo que Natsuki Subaru debería hacer.

Nunca.

[Subaru: … ¿Me estabas buscando, entonces?]

[Chica de pelo largo: Sí, quiero convocar una reunión donde todos estén presentes, así que he pedido a todo el mundo que venga al salón, si te parece bien a ti, …]

Asintiendo con una expresión como si la acabaran de perdonar la vida, la mujer fue al grano. Pero de repente se detuvo a medio camino, y frunció las cejas de forma extraña. Subaru tardó un rato en darse cuenta.

[Subaru: Mi nombre es Natsuki Subaru]

[Chica de pelo largo: …Lo siento, Natsuki Subaru-sama. Te aseguro que de ahora en adelante lo recordaré. A pesar de que me han dicho todo lo que te debo… Por favor, perdóname, ¡lo siento!]

[Subaru: Qué le vamos a hacer, ¿no? Debe de haber un montón de cosas que tienes que recordar ahora mismo, no te preocupes.]

Como para hacer ver que lo sentía muchísimo, la joven agachó la cabeza.

Entonces, viéndola recuperarse de nuevo con perfecta gracia, incluso femeninamente, Subaru no pudo evitar sentir una sensación de incongruencia surrealista en su pecho. Pero ni siquiera Subaru era tan bruto como para decir eso en voz alta.

Agitando la cabeza, Subaru decidió dejar eso de lado por el momento, y se levantó.

Girándose hacia la chica de la cama, tocó suavemente el pelo de su frente.

[Subaru: Volveré, Rem]

Respirando suavemente, ella existe de verdad.

– Habiendo sido olvidada por todo el mundo, esta era la única existencia que la quedaba.

Con Rem a sus espaldas, Subaru se giró para dirigirse a la joven.

[Subaru: ¿El salón, no? No les hagamos esperar, vamos.]

[Chica de pelo largo: Sí, vamos, Natsuki Subaru-sama]

Inclinando ligeramente la cabeza hacia delante, sonriendo con suavidad, ella parecía salida de un sueño – su largo pelo verde, fluyendo al son de cada movimiento.

Como odiaba tener que admitir eso, Subaru se giró, ocultando una sonrisa sincera en su cara.

[Subaru: Gracias por venir a buscarme, Señora Crusch]

Con este nombre, Subaru le dio las gracias a la chica de pelo largo – quien parecía haberse convertido en una persona totalmente diferente.